¿Conoces a alguien que quiera triunfar en la vida, no lo haya logrado, y siga año tras año en el mismo lugar? A lo largo de mi experiencia en trabajar con tantos dueños de negocios de pequeñas, medianas y grandes empresas, hombres y mujeres de distintas culturas, he encontrado que, en muchos casos, la diferencia entre permanecer estancado en los negocios o progresar, es el control emocional que puedan tener.
Las personas exitosas, en un alto porcentaje, tienen un extraordinario control de sus emociones, en otras palabras, dominan sus pensamientos, por ende sus emociones, y, como consecuencia, las acciones que les dan los resultados que hayan previsto.
He tenido la oportunidad de trabajar con Fabiola, una inteligente arquitecto, de gran preparación, pero con una emoción muy negativa que se transformaba en pensamientos poco constructivos hacia ella misma.
Esta situación mental la llevó a rechazar una excelente propuesta de iniciar una empresa de construcción con unos colegas, porque sentía que ya, a sus casi 43 años, era tarde para iniciar proyectos ambiciosos. Mientras no cambiara esa percepción de sí misma y esas emociones, sería muy difícil tener éxito en lo que se propusiera.

Como primera tarea, le pedí que investigara ejemplos de personas que emprendieron con éxito a edad madura, y que procurara resumir qué tienen en común. Eso le ayudó a romper su pauta y darse cuenta que muchas personas lo habían logrado.

¿Qué puedes hacer tú para vencer emociones negativas?

  • Identifica que tienes un problema para que puedas actuar en consecuencia. Pide ayuda profesional si lo consideras necesario
  • Apenas tengas algún pensamiento negativo hacia ti mismo, sustitúyelo por frases que reflejen lo contrario: “Si soy capaz” “tengo la energía para hacerlo”, “nada me impedirá lograrlo”
  • Elimina de tus conversaciones expresiones que te minimicen
  • Fomenta en tu círculo familiar o de amistades, conversaciones donde solo compartan experiencias positivas y comentarios constructivos

Recuerda que si cambias las emociones que sientes en alguna circunstancia, podrás alterar tus acciones.
Domina el arte de crear, en forma consciente, la emoción requerida en cada situación de tu vida, y controlarás las acciones que emprendas. Toma el control de tus sentimientos y tu vida cambiará para mejor.