Paul Gardner Allen fue un empresario, magnate de negocios, inversor y filántropo estadounidense. Junto con Bill Gates fue fundador de la empresa Microsoft.

Asistió a la Lakeside School, una escuela privada ubicada en Seattle, y se hizo amigo de Bill Gates, quien era tres años más joven y compartió un entusiasmo común por los ordenadores.

Desde los 14 años empezó a ser un gran entusiasta de los ordenadores. Allen fue a la Universidad Estatal de Washington, aunque la dejó a los dos años para dedicarse, junto con Bill Gates, a escribir software comercial para los nuevos ordenadores personales.

Fundaron Microsoft (inicialmente “Micro-Soft”, el guion fue eliminado un año más tarde) en Albuquerque, Nuevo México, en 1975, y empezaron vendiendo un intérprete del lenguaje BASIC. Allen formó parte decisiva en un trato de Microsoft para comprar un sistema operativo llamado QDOS por 50 000 dólares. De esta forma, Microsoft pudo cumplir con su contrato para suministrar el sistema operativo para los nuevos PC de IBM. Fue el principio de un notable y constante crecimiento para la nueva compañía exitosa. Allen se vio obligado a renunciar a Microsoft en 1983 después de haberle sido diagnosticada la enfermedad de Hodgkin, la cual superó después de muchos meses de tratamiento de radioterapia y un trasplante SDF de médula ósea.

Volvió a Microsoft en 1990, cuando Bill ya se había convertido en la persona más rica del mundo. Entró en la compañía ocupando una posición directiva, y ese mismo año creó Vulcan Ventures, un fondo de capital de riesgo especializado en servicios de cable y banda ancha. Paul Allen participó en más de 140 compañías, entre las que destacan Priceline, Dreamworks, GoNet, Oxygen y Metricom.

Entre sus costosos pasatiempos, Allen era fanático del deporte, por lo que pagó 70 millones de dólares en 1988 por el equipo de la NBA Portland Trail Blazers, y más recientemente 200 millones por los Seattle Seahawks. Fue uno de los dueños minoritarios del equipo de la Major League Soccer, los Seattle Sounders FC. También fue amante de la música, en concreto del Rock and Roll. Tocaba la guitarra, tuvo un estudio de grabación profesional en su casa y financió el Museo Experience Music Project y el Salón de la Fama de la Ciencia Ficción en Seattle. Era aficionado a la búsqueda de vida extraterrestre, y fundó varias organizaciones caritativas.

A principios de septiembre del 2000, Paul Allen decidió abandonar Microsoft y todos los cargos que ocupaba. En un emotivo comunicado, firmado por el propio Bill Gates, se reconocía la contribución de Allen al éxito de la compañía. En el futuro ejercería como consejero estratégico. Ese año, vendió 68 millones de acciones, pero al morir todavía poseía 138 millones, lo cual constituía la mayor parte de su riqueza.

Su deceso se produjo en Seattle el 15 de octubre de 2018, debido a la enfermedad que le aquejaba desde 1983