Es una realidad que tarde o temprano los empresarios vamos a tener la oportunidad de abrir nuevamente las puertas de nuestros negocios, y esto nos obliga a prepararnos para estar listos para recibir de nuevo a nuestros prospectos y clientes.

Los efectos del Coronavirus han sido un golpe fuerte para la economía y lamentablemente muchas familias están resintiendo la pausa económica, que si bien necesaria, ha dejado sus estragos de alguna u otra manera y con diferentes niveles de impacto.

Es imposible cambiar el pasado, es mejor enfocarse en lo que viene.

Todo parece indicar que estamos más cerca del final de la contingencia sanitaria que del principio. Esto no quiere decir que debemos relajar las medidas de prevención, es necesario que se sigan atendiendo de manera estricta las recomendaciones de salud para que podamos volver a la nueva normalidad lo antes posible.

Es momento de ir pensando cómo debemos abrir nuestros negocios y cómo hacerlo con toda la fuerza y efectividad posibles.

Preparar un plan sólido, estructurado y 100% ejecutable es imprescindible y estrictamente necesario. Hay que dedicarle el tiempo que sea necesario para ir definiendo las estrategias más adecuadas y las actividades que se tendrán que hacer para que plan no se quede en un sueño y se convierta en una realidad.

Hoy más que nunca debemos de hacer un ejercicio de humildad y definir si vamos a necesitar ayuda. Si bien los apoyos que está ofreciendo el gobierno pudieran no ser suficientes, en un hecho que todo tipo de ayuda en bienvenida. Afortunadamente, hay muchos expertos en negocios que tienen una gran disposición para ayudar, así que no descartemos la posibilidad de aceptar asesoría externa pues en la mayoría de los casos, esto se convierte en una inversión y no en un gasto.

En la medida de lo posible hay que ser los primeros en reabrir. Hay que estar pendientes de la información oficial para estar pendientes de la fecha en que den luz verde para iniciar de nuevo operaciones. Sin duda, tendrán una ligera ventaja los que se preparen con anticipación y puedan estar listos para la reapertura lo antes posible.

Sabemos que las Pymes en la mayoría de las economías del mundo son las entidades económicas que más contribuyen hacia la generación del Producto Interno Bruto, además de que también en la mayoría de los casos son grandes generadoras de fuentes de empleo. Por eso es tan relevante que apoyemos el consumo local para que se pueda reactivar la economía con los negocios que más lo necesitan.

Hay que aprovechar toda la disponibilidad de medios para compartir información para comunicar a los clientes sobre las acciones que se están tomando para el reinicio de operaciones, la idea es generar confianza en nuestro mercado objetivo para brindarles seguridad en la medida que perciban que se seguirán reforzando las medidas de seguridad para evitar la propagación de nuevos contagios. Es altamente probable que las personas vayan a seguir evitando tener contacto con objetos y personas, por lo que debemos prepararnos para modificar o mejorar la infraestructura actual para hacer frente a esta situación.

Demos la importancia que requiere al proceso de reapertura. Siempre será un buen momento para visualizar cómo nos vamos a adaptar y a evolucionar ante la nueva realidad. No perdamos el entusiasmo pues ya se empieza a visualizar una “luz al final del túnel”.

 

Escrito por: Ignacio Ortiz, Coach de Negocios ActionCOACH, Socio Consultor RAIN Group, Empresario | Socio Fundador Deskoti Coachsulting México.