Todos de alguna u otra manera hemos sido impactados por el Covid-19, hay miles de negocios en todo el mundo que no lo están pasando bien, y también hay miles de negocios que están reinventándose, primero para sobrevivir y posteriormente para incluso salir airosos y victoriosos de esta crisis económica. Sin duda los retos son enormes y hoy más que nunca se necesitan altas dosis de positivismo, liderazgo y creatividad.

En México, las Pymes son consideradas un factor relevante en la economía del país, pues contribuyen de manera importante a la creación de empleos y tienen una contribución importante en el producto interno bruto. La actual crisis ha puesto en situación de vida o muerte a miles de empresas, y es muy probable que muchas de ellas no logren sobrevivir, cosa que a nadie nos conviene. Se estima que en México se perderán más de 1 millón de empleados y aproximadamente 100,000 negocios cerrarán en el corto plazo.

Ante situaciones adversas, es obligado explotar al máximo nuestra capacidad de adaptación al cambio, así como es primordial echar mano de toda nuestra creatividad en búsqueda de soluciones innovadoras que nos permitan salir avante en situaciones complejas.

Si bien es cierto que estamos frente a una de las peores crisis económicas de los últimos años, es momento de no perder la cabeza y procurar en la medida de lo posible, mantener una actitud positiva. Vale la pena recordar que en situaciones de crisis hay empresas que no sólo logran sobrevivir, sino que incluso salen fortalecidas. Aquí algunos ejemplos:

En el año 1873, se dio una ola de pánico económico en los Estados Unidos causado por la quiebra de una entidad bancaria llamada “Jay Cooke and Company” originaria de Filadelfia durante el mes de septiembre; meses atrás había caído de manera importante la Bolsa de Viena. Tanto Europa como Estados Unidos entraron en lo que se conoce como “La Gran Depresión de 1873”. En ese año, un joven sumamente creativo y persistente llamado Thomas Alva Edison fundó un laboratorio que después se convertiría en la multinacional General Electric.

El martes 29 de octubre de 1929, también conocido como el “martes negro”, dio origen a otra Gran Depresión que se extendió durante algunos años de la década de los treinta. El motivo fue la caída de la Bolsa de Valores de Nueva York que en parte se ocasionó por las secuelas de la primera guerra mundial. Hasta ese entonces había sido la crisis más difícil por su impacto ecnonómico y por el número de países que se vieron involucrados.  En 1932 los hermanos Charles y Joseph Revson, junto al químico Charles Lachman fundaron una empresa de cosméticos a la cual nombraron: Revlon.

Durante la segunda guerra mundial, un joven soñador llamado Soichiro Honda era propietario de una empresa llamada “Tokai Seiki” que fabricaba aros de pistón para la empresa Toyota. La empresa de Soichiro sufrió dos golpes tremendos que bien pudieron haber acabado con sus sueños, el primero fue un bombardeo que destruyó casi por completo su fábrica y a pesar de haber resurgido de las cenizas, posteriormente su empresa fue nuevamente destruida ahora por un terremoto. Soichiro Honda tomó la decisión de vender lo poco que quedó de la fábrica y con las ganancias funda una nueva compañía: Honda Technical Research Institute, ahora conocida como Honda.

Corría el año de 1973 y en el mundo acontecía lo que ahora la historia ha bautizado como la “Crisis del Petróleo de 1973” la cual se originó cuando un grupo de países árabes tomó la decisión de no exportar más petróleo a los países que habían apoyado a Israel durante la guerra de los israelitas contra Siria y Egipto. Esta medida incluía a los Estados Unidos. Aún en esta situación de incertidumbre económica, Paul Allen, Steve Ballmer y un hasta entonces desconocido Bill Gates, tomaron la decisión de fundar Microsoft. En ese entonces, el mercado emergente de las computadoras apostaba principalmente a la fabricación de hardware, pocos eran los que apostaban a la creación de software, el resto ya es parte de la historia.

Durante ese mismo año de recesión económica, la compañía Federal Express mejor conocida como Fedex inició operaciones, aunque su fundación se remonta al año de 1971. En ese entonces, el servicio de envío y entrega de paquetes era una necesidad latente para las personas, sin embargo, los primeros años de Fedex fueron bastante complicados y eso representó varios meses de pérdidas para la compañía.

Es imposible saber el impacto económico que tendrá el Covid-19 en la economía mundial, son varios los países que ya están resintiendo la pérdida de empleos y el cierre de miles de sus empresas. Ni siquiera sabemos cuándo va a terminar. Lo único cierto es que van a sobrevivir aquellos que no se queden cruzados de brazos e intenten hasta lo imposible para salvar a sus empresas y continúen persiguiendo sus sueños.

Ante momentos de incertidumbre y cambios latentes en el mercado, siempre habrá quienes vean y aprovechen las oportunidades presentes. Esto no necesariamente es fácil pero la peor decisión que se puede tomar es no intentarlo.

 

Escrito por: Ignacio Ortiz, Coach de Negocios ActionCOACH, Socio Consultor RAIN Group, Empresario | Socio Fundador Deskoti Coachsulting México.