“Un hombre sensato escucha y adquiere más conocimiento, mientras que un hombre inteligente busca consejos sabios”. Salomón, proverbio 1:5.

Existe una verdad irrefutable en el mundo de los negocios. ¡Una sola persona no lo puede hacer todo!, así son los negocios porque así es la vida. Desde que nacemos nos vemos en la necesidad de recibir el apoyo de alguien más, primero para poder sobrevivir, y posteriormente para desarrollar las habilidades que nos permitirán “valernos por nosotros mismos”. No importa la situación, no importan las circunstancias, todo lo que se logra en esta vida se ha obtenido porque alguien más nos ha ayudado a llegar a donde estamos ahora y a conseguir lo que tenemos.

Si la vida se trata de colaborarnos unos a otros, entonces hay que asegurarnos de rodearnos de personas que realmente puedan agregar valor a nuestras vidas. Si hablamos del mundo empresarial, para eso existen los Coaches de Negocios que son personas que pueden ofrecer consejos, advertencias, experiencia, conocimiento, sabiduría o cualquier tipo de ayuda práctica en la conquista de un proyecto o un sueño específico.

La mayoría de los Dueños de Negocio buscan un consejo cuando están pasando por dificultades o situaciones adversas, pero no siempre tiene que ser así. Todos los negocios tienen áreas de oportunidad y aspectos que son propensos a mejorar en cualquier momento. Si en tu negocio no estás completamente satisfecho con los resultados que has obtenido hasta ahora, tal vez sea un buen momento de asesorarte con un Coach.

Si estás dispuesto a recibir ayuda de un experto para acelerar el éxito de tu empresa, te sugiero analizar los siguientes puntos antes de lanzarte a la aventura de trabajar con un Coach.

1.- Define exactamente qué es lo que quieres mejorar de tu negocio. Tener claridad sobre lo que deseas mejorar en tu negocio es un aspecto fundamental a la hora de contratar a un Coach de Negocios. Cada negocio es diferente y cada uno de ellos vive momentos diferentes. Las posibilidades son diversas, habrá quien necesite mejorar las utilidades a través de la captación de nuevos clientes y la generación de ventas incrementales; otros tal vez tengan como prioridad desarrollar una estrategia de sucesión en empresas familiares y, por otro lado, es posible que alguien necesite sistematizar su negocio para construir una empresa comercial rentable que funcione sin que el dueño tenga que estar presente. Mientras más específico seas en tus prioridades, te será más fácil elegir a un Coach que sea experto en mejorar las áreas que deseas mejorar.

2.- Elabora una lista de posibles Coaches. Existe tal diversidad de ofertas de Coaches que no deberá resultarte difícil elaborar una lista que te permita hacer una elección de entre los mejores disponibles en el mercado. Puedes apoyarte en los buscadores de Google o en información disponible en redes sociales profesionales como LinkedIn. Es importante que consultes la experiencia previa, así como las certificaciones y preparación de cada uno de ellos. En caso de que alguno de los Coaches pertenezca a una firma, revisa su antigüedad en el mercado y su presencia nacional e internacional. Los mejores y más profesionales Coaches son los que se atreven a garantizar resultados por escrito, así que es importante que evalúes las garantías que cada uno de ellos ofrece. Una vez que tu lista tenga al menos diez posibles candidatos, puedes usar una “matriz causa efecto” para que tu criterio de selección sea el más adecuado posible.

3.- Coloca al lado del nombre de cada persona el tipo de relacionamiento actual. Es importante tener visibilidad sobre la relación actual que tienes con el Coach, ¿se trata de un completo desconocido, te lo ha recomendado alguien más, tuviste o tienes una relación laboral con el Coach, es un amigo o familiar tuyo? Por tratarse de un servicio intangible y de un proceso de acompañamiento, es muy relevante la confianza que el Coach logre transmitir. Considera que el Coach se convertirá en un aliado estratégico y entre los dos tendrán que analizar diferentes alternativas que te ayuden a tomar las decisiones más acertadas para tu negocio.

4.- Escribe todo lo que sepas sobre cada uno de los coaches. No te limites en documentar toda la información que tengas disponible. Consulta en sus redes sociales cuáles son sus preferencias, sus aficiones, qué hacen cuando están en el trabajo, qué acostumbran hacer en su tiempo libre, cuáles son sus motivadores en la vida, e incluso qué tipo de libros leen. Si te es posible, pide la mayor cantidad de referencias posibles: con qué clientes han trabajado, qué tipo de resultados han tenido, qué experiencia han desarrollado y qué estudios formales tienen.

5.- Prepárate antes de hacer el primer contacto con el Coach. Define cuál va a ser la manera en que te pondrás en contacto con el Coach, ¿lo harás por teléfono, por video conferencia o prefieres tener una cita presencial? Prepara una serie de preguntas que te permitan explorar su metodología de trabajo y comunica claramente cuáles son tus expectativas respecto al servicio que estás buscando y los resultados que deseas obtener. Es de esperarse que cualquier Coach competente tenga una agenda saturada, si el Coach de tu elección no tiene tiempo para reunirse contigo a la brevedad posible, es probable que tengas que pasar a la siguiente opción. Considera que eres tú quien va a recibir el servicio y por lo tanto necesitas un sentido de urgencia que se adecué a tus necesidades y a las necesidades de tu negocio.

6.- Al tener el primer contacto, evalúa los valores del Coach. Además de las capacidades y experiencias previas del Coach, es muy importante analizar detalladamente los valores que rigen su vida personal y profesional.  Una elección equivocada puede transformar la situación en una verdadera agonía. Evalúa si tu posible Coach es una persona honesta, íntegra y bondadosa. Cuidado con los que ofrecen “recetas milagrosas”, las metas se pueden cumplir siempre y cuando se den como resultado de entrar de manera inteligente en acción.

Es mejor aprender de los errores ajenos que aprender cometiendo los propios, sobre todo si al cometer nuestros propios errores tenemos pérdidas financieras o de tiempo. El dinero sin duda se puede recuperar, pero ¿y el tiempo? Rodearse de buenos consejeros minimiza el riesgo de situaciones adversas y acelera el éxito de nuestros emprendimientos.

Trabajar con un Coach debe ayudarte a conseguir los resultados que anhelas. Tener un Coach no es un tema de poder, ni tampoco es un asunto de jerarquías, más bien se trata de un juego de roles donde el Coach debe adoptar su rol de Coach para que te ayude a desempeñar mejor tu rol de Dueño de Negocio.

 

Escrito por: Ignacio Ortiz, Coach de Negocios ActionCOACH, Socio Consultor RAIN Group, Empresario, Socio Fundador Deskoti Coachsulting México. Correos: ignacioortiz@actioncoach.com, iortiz@raingroup.com Whatsapp: +52 55-8009-4910