Imagina un mundo donde todos asumen que cada día debe implicar mejorar en algo, sin duda una maravilla, pero aunque no lo creas, se trata de una maravilla real. Pues, fue bajo este principio llamado kaizen, que una nación como Japón resurgió de la devastación dejada por la Segunda Guerra Mundial.

Contando con la asesoría del doctor W. Edwars Deming y otros expertos enviados por el general MacArthur para promover el resurgimiento de este país desolado y azotado por la guerra y la bomba nuclear de Hiroshima, los japoneses hicieron suyo el principio de la búsqueda constante de los propósitos requeridos para el mejoramiento continuo de productos y servicios, idearon su propio sistema de producción y 25 años después, lograron convertir a sus principales empresas en potencias mundiales, desplazando a las grandes corporaciones norteamericanas, alemanas, francesas e inglesas.

Y fue así como de aquel pueblo devastado, desmotivado, sin recursos y hasta sin esperanzas, surgieron las grandes marcas de hoy como Honda, Toyota, Toshiba y Sony, sinónimos de calidad, rentabilidad y productividad.

Sin duda que el resurgimiento de Japón es un caso de estudio que resulta fascinante, pero aún más sorprendente resulta estudiar y descubrir los principios que existen tras la filosofía kaizen, que traducido al español significa «cambio beneficioso o mejoramiento continuo».

Un método que puedes hacer tuyo, poniendo en práctica sus principios en tu negocio. En razón de ello, quiero compartir contigo las bases de la filosofía kaizen, y a la vez, indicarte cómo puedes emplearlas para mejorar y llevar al siguiente nivel tu negocio.

El método kaizen parte de que los grandes resultados provienen de muchos pequeños cambios acumulados en el tiempo, son pequeños cambios en dimensión, pero grandes en su repercusión, orientados a mejorar e impulsados con la participación y compromiso de todos los empleados y colaboradores del negocio.

La filosofía kaizen, que significa «cambio beneficioso o mejoramiento continuo», es un método que puedes hacer tuyo, poniendo en práctica sus principios en tu negocio.

Bajo la óptica de esta filosofía, se habla de principios o metas que buscas mejorar en tu negocio, a saber:

  1. Lograr la satisfacción total del cliente. El kaizen enfoca todo su proceso basado en el cliente.
  2. Realizar mejoras de forma continua. En este enfoque no existe el descanso, una vez que se finaliza una tarea, la concentración se enfoca a mejorar esa misma tarea.
  3. Propiciar la comunicación franca y abierta. Bajo esta filosofía no hay culpables en los errores y las fallas, sino procesos que mejorar o circunstancias que solucionar. De allí, que es fundamental propiciar una comunicación honesta y abierta a todos los niveles, pues al enfocarse en las fallas y no en el responsable, se facilita que los involucrados admitan sus errores, identifiquen sus debilidades y soliciten apoyo para mejorar y corregir.
  4. Promover la apertura y la colaboración. Las barreras funcionales y la territorialidad desaparecen en la visión kaizen, en un negocio que suma esta filosofía debe prevalecer el compartir y comunicarse a todos los niveles.
  5. Constituir equipos de trabajo comprometidos. Para una organización kaizen, los equipos son el soporte de toda la estructura corporativa.
  6. Intervenir para mejorar las habilidades interpersonales del personal. Al intervenir en el proceso de entrenamiento para mejorar las habilidades interpersonales, en especial en los gerentes y líderes, sobre quienes reposa la responsabilidad de mantener la armonía en el ambiente de trabajo, un negocio kaizen logrará obtener procesos sólidos, empleados motivados y resultados esperados.
  7. Desarrollar la autodisciplina. Con autodisciplina todos los miembros de tu negocio podrán adaptarse con mayor facilidad a los cambios, encontrarán su bienestar y afianzarán día a día su motivación.
  8. Fomentar la mejora continua en los empleados. Involucrar a los integrantes del negocio a un entrenamiento continuo para mejorar sus habilidades, y darles mayores responsabilidades en la toma de decisiones, logras en ellos una mayor motivación, y por ende, mayor eficiencia en su trabajo.

Ahora bien, luego de leer estos principios, me preguntarás ¿Qué podría ganar tu negocio hoy al asumir esta filosofía? Es mucho lo que puedes lograr, entre otras ventajas:
• Aumentas los niveles de satisfacción. Al activar el ciclo de la motivación en todos tus procesos impactas directamente en la forma de hacer las cosas, un empleado motivado te dará excelentes resultados.
• Obtendrás mayor grado de compromiso. Despertarás en todo tu equipo de trabajo un mayor interés por su labor y demostrarán, por ende, un mayor compromiso hacia las metas de la organización.
• Mejoras la retención del talento. Una persona satisfecha y motivada tiende a quedarse, pues ya encontró lo que buscaba, reconocimiento y confianza.
• Logras mayor competitividad. Al mejorar la eficiencia en todos tus procesos, puedes bajar tus costos y generar productos de mayor calidad, posicionando mejor a tu negocio en el mercado.
• Fidelizas a los consumidores. Un consumidor satisfecho que recibe un mejor servicio y con productos de mayor calidad, sin duda que se queda contigo.

Rodéate de Empleados Ejes e impulsa tu Negocio hacia el Éxito

• Fortaleces a tu equipo. Cuando todos se enfocan en resolver problemas y proponer nuevas ideas, se afianzan los vínculos y se construyen equipos mejores y sólidos, siempre prestos para afrontar nuevos retos.
Se trata de ir paso a paso, siempre pensando en mejora, sin prisa, pero sin pausa y venciendo el miedo a los cambios. Un enfoque que fácilmente puedes asumirlo como filosofía propia de vida.

Y tal como lo establece este método, todo radica en planificar, hacer, comprobar y actuar. Así que te corresponde actuar en beneficio de tu negocio. Si te interesa activar este proceso en tu negocio, en Engage and Grow tenemos los coaches y programas que te guiarán y acompañarán en el propósito de mejorar hasta alcanzar la meta dorada del éxito.