Mantener un negocio de espaldas a las innovaciones, ciego ante los cambios de hábitos de consumo de la gente, es ponerle un candado. Es condenar tu propio negocio al olvido.

Han pasado más dos décadas desde que la World Wide Web (www) llegó a tu vida, y aun, a 28 años de ese hecho que cambió la existencia y el modo de ver la vida, muchos se niegan a introducir en sus negocios las innovaciones tecnológicas.

El mundo está en constante cambio e innovación, las personas están cambiando continuamente sus hábitos, y la clave de éxito para cualquier negocio hoy día está en descifrar esos cambios y adaptarse a ello, sin embargo, aún hay dueños de negocios quienes, les cuesta cambiar.

Puedo citarte casos de grandes corporaciones que, por negarse a innovar sucumbieron, como de otros casos que supieron entender que lo tradicional no se riñe con la tecnología.

Blockbuster, por ejemplo, aquel gigante del alquiler de videos, en su momento llegó a ocupar el 25% del mercado mundial de alquiler de video. Los colores de la tienda, la exhibición de sus películas del catálogo, el buzón de entrega, todo estaba diseñado y planeado para que los consumidores tuvieran la mejor experiencia. Pero, mientras estos se empeñaban en crear alianzas con grandes productoras, mejorar sus sistemas de abastecimiento a sus sucursales, había un fenómeno que estaba surgiendo, que estaba alejando a sus clientes de sus tiendas, pero que estos decidieron menospreciar, surgió la televisión por cable, el sistema de películas on demand, y, la estocada final, el streaming de contenido multimedia. Blockbuster no lo vio venir, y hoy solo quedó para el recuerdo.

Caso contrario es Disney +, el servicio de streaming de Disney que, en 2019, a casi 100 años de creada, salió a la saga de otros gigantes del entretenimiento digital como Netflix y Amazon.

El mundo está en constante cambio e innovación, las personas están cambiando continuamente sus hábitos, y la clave de éxito para cualquier negocio hoy día está en descifrar esos cambios y adaptarse

Este es el mejor ejemplo para desmontar la excusa eterna de muchos dueños de negocios que argumentan que son una empresa familiar, tradicional, y que como tal, no ven con buenos ojos el uso de la tecnología para su funcionamiento y operación, y que el uso de las redes es para los jóvenes, pero no para los negocios. Justo a ellos les pregunto hoy, ¿qué más tradicional puede ser una corporación como Disney, que fue fundada en 1923?

Para renovarse y abrirse a la tecnología y los cambios, ya no hay excusas. La industria bancaria y financiera es otro ejemplo de innovación. Negocios centenarios que entendieron los cambios y hoy día cualquier persona puede realizar operaciones bancarias de gran envergadura, cerrar grandes acuerdos y resolver operaciones financieras desde su móvil.

La clave está en la innovación para la supervivencia de todo negocio, porque te obliga a pensar constantemente cómo evolucionar y ofrecer al usuario mejores productos y servicios.

Este nuevo concepto de eficiencia marcado por el tiempo real que ameritan las decisiones y las acciones, obliga a los dueños de medios a abrir sus brazos a las facilidades tecnológicas que permitan, por ejemplo, realizar una reunión remota del equipo vía Zoom, el cierre de acuerdos o clientes vía Skype, consultas, decisiones o notas informativas difundidas al equipo mediante grupos de WhatsApp o Telegram, avances o meeting coordinados en Google Calendar, empleados y gerentes laborando y reportando vía remota.

Nuevos Giros de Negocios retan a los Emprendedores

El secreto para mantenerse en el tiempo está en aprender a moverse a la misma velocidad de los cambios y las oportunidades que, constantemente se están generando en tiempo real. Es saber escuchar las necesidades del consumidor que hoy son tan cambiantes, de no hacerlo, te verás obligado a ponerle un candado a tu negocio.

Ahora bien, tú decides tomar la dirección hacia esta autopista del cambio solo, o con la guía de un copiloto experto. Puedes abrirte a la innovación, vencer el miedo a la tecnología y a nuevas formas de gerencia y operación, con el acompañamiento de un ActionCOACH. La solución está en tus manos, por el futuro de tu negocio, solo debes decidir renovarte y actuar.