Por ActionCOACH Abril Morales / México

Nosotros los empresarios estamos siempre en busca de la libertad, la buscamos en todas las formas: libertad financiera, de tiempo, de decisiones, entre muchas más. Es un concepto tan ambiguo que cuando no la ejecutamos con un objetivo, la libertad se puede convertir en algo tan negativo como un escape.

Se tiene por mala concepción que liberarse de algo es sinónimo de dejar algo que nos agobia. Sin embargo, entender mal el concepto puede jugarnos una mala pasada al punto en que entre más parezca que te alejas de algo, realmente sigues ahí preso de lo que te abruma, sin ver con claridad.

Tranquilo, no tienes por qué seguir viviendo así, lo que te propongo es fácil: en lugar de huir busca más bien un puerto, una meta que al llegar inmediatamente te brindará tranquilidad, refugio y descanso suficiente para tomar fuerzas e ir por la siguiente meta.

¿Cómo lograrlo? El primer paso es el típico y conocido: aceptación, la aceptación de que el tiempo nunca será suficiente para lograr todas tus metas en una sola jornada de 24hrs. Por esto, nunca será bueno plantearse el tiempo como meta, pues será un faro ilusorio, si decides apostar por un tiempo, rápidamente tu vida se verá desbalanceada descuidando tus necesidades primarias, no dormirás lo suficiente o dejarás de comer.

En vez de pensar que deseas más tiempo libre, la pregunta que realmente te deberías de hacer es ¿Para que quieres más tiempo libre?

Una sola persona tiene distintas facetas en la vida, tu rol como madre/padre es distinto a tu rol de empresario, profesionista, amigo, etc. El tiempo libre que buscas ¿Realmente te hará mejor en alguna de estas facetas?

Una vez que te replantees esto, podrás quitarte la venda de los ojos y extender los beneficios, devolviéndole algo a todos los que te rodean. Cuando más personas alcanzan este nivel de consciencia pueden trabajar en equipo de manera funcional y tremendamente eficaz.

Es por esto, que antes de vender una idea o iniciar un proyecto, debes buscar y ser sabio al saber elegir con quién trabajar; la persona que se comprometerá contigo, que entrará en un intercambio mutuo de beneficio, hombro a hombro hasta el momento de la realización.

No desesperes, no olvides que la victoria no es hasta cruzar la meta, realmente la victoria esta hecha de pequeños festejos simples, del reconforte que te brindan cuando te caes y no puedes, pero sobre todo, del aprendizaje del comienzo hasta el fin.

La recomendación y el inicio del viaje es pensar ¿para qué? en tus distintos roles de vida: personal, familiar, tiempo, realización. En cada momento replantéatelo y es ahí donde encontrarás tus metas ideales para tu realización.

En la siguiente entrega hablaremos del gran héroe y villano de la historia: EL DINERO.  El más grande motivante para la acción e inacción, creador de ganadores y víctimas. Revisaremos que el dinero es tan solo un actor inanimado que no tienen ninguna intención en este mundo, esa se la ponemos nosotros.