Actualmente vemos y escuchamos constantemente la palabra “Emprendedor” y consideramos que por el hecho de arrancar un negocio nos estamos convirtiendo en emprendedores. Sin importar la edad, la persona que comienza con un negocio materializa un sueño, el cual, sin la visión, el plan, y el apoyo adecuado, en muchos casos se convierte en una pesadilla. El “emprendedor” que pensaba que iba a ganar mucho dinero, que iba a trabajar menos y que no le tendría que rendir cuentas a nadie, se da cuenta que se ha vuelto esclavo de su negocio, que muchas veces sus empleados ganan más que él y que tal vez, sería mucho más fácil volver a ser empleado.

Tomando como referencia a Michael Gerber, la fase del emprendedor dura algunas semanas, e incluso meses al arrancar el negocio. Después, cuando la motivación y el sueño se esfuman, el nuevo dueño se convierte en un técnico más en su negocio. Por ejemplo si alguien es un muy buen mecánico, pondrá un taller asumiendo que al ser muy bueno en lo que hace y al tener una cartera de clientes, su negocio será un éxito. Sin embargo, el ser un buen mecánico, no garantiza que la persona será un buen dueño de un taller, dado que sus conocimientos en metas, planeación, mercadotecnia, ventas, finanzas etc. son normalmente nulos. Ese sueño de Emprendedor se convirtió en una realidad de Auto-empleado.

Uno de los factores primordiales que se pierde cuando una persona emprende, es la rendición de cuentas para lograr un resultado. Cuando somos niños le rendimos cuentas a nuestros padres, cuando somos estudiantes a nuestros maestros, cuando somos empleados la rendición de cuentas es con nuestros jefes. Pero, ¿qué pasa cuando tú eres el jefe y dueño del negocio? El coach de negocios es esa figura a la cual el dueño le rinde cuentas y no sólo eso, sino que lo mantiene enfocado en que haga lo que tiene que hacer para lograr las metas que se previamente se plantearon. Esto lo logra a través de un sistema y además trabajando en el SER del dueño, es decir sus creencias, pensamientos, y el expandir sus zona de comfort para materializar resultados nunca antes logrados.

Veamos de dónde viene el término coach y cómo ha evolucionado hasta volverse un término de moda actualmente. Durante los siglos XV y XVI, la ciudad húngara de Kocs se convirtió en parada obligatoria para todos los viajeros que hacían el trayecto entre Viena y Budapest. Fue en esta ciudad donde comenzó a utilizarse un carruaje con un sistema de suspensión que hacía mucho más cómodo el viaje. Empezó así a hablarse del “kocsi szekér” o “carruaje de Kocs”, símbolo de la excelencia en aquella época. El término kocsi pasó al alemán como kutsche, al italiano como cocchio y al inglés como coach.

De igual manera, la función de un coach es la de transportar a las personas del lugar en el que se encuentran actualmente a otro donde quieren llegar. Y al igual que en el coche, es el conductor el responsable del rumbo, así como de las decisiones y consecuencias que se tomen durante el trayecto. El coche en sí no es más que una ayuda, una herramienta que nos permite llegar antes a nuestro destino. En términos de negocios el dueño es el responsable de tomar las decisiones finales y el coach es su guía para ayudarle a determinar las mejores alternativas

El coach está preparado para escuchar, observar y personalizar su enfoque en función de las necesidades del cliente, intentando obtener de este las soluciones y estrategias necesarias, ya que, por naturaleza, el cliente es creativo y cuenta con recursos. Por tanto, el trabajo el coach consiste en prestar su apoyo para mejorar las capacidades, los recursos y la creatividad que ya tiene el cliente. Si hablamos de una PyME, el coach tiene el enfoque de apoyar al dueño, de partida, a definir objetivos claros, y después, mediante la ejecución de las estrategias, que la empresa se vuelva más rentable, que el líder trabaje menos y que los colaboradores se alineen con su visión y sus metas.

Si eres dueño de una PyME ¿cuánto tiempo le dedicas al día planear tu negocio? ¿Qué resultados has obtenido en tu negocio en los últimos meses? ¿Son los que esperabas cuando arrancaste el negocio? ¿Es tiempo de dar el primer paso hacia el éxito de tu empresa? Si la respuesta sí, es momento de que hables con Coach.

Por ActionCOACH Rodrigo Escobedo